Golf en el paraíso

L os Quebrachos Golf cerró un fin de semana para el recuerdo. Ayer jugaron diez profesionales con los mejores amateurs que clasificaron el sábado. Con Rafita Echenique como jugador-organizador y Emilio Domínguez haciendo de local, también dejaron su talento Carlos Franco, Andrés Romero, Marcos Ruiz, Ariel Cañete, Clodomiro Carranza, Julio Zapata, Gustavo Acosta y José Luis Cambra. Los links de Los Quebrachos, en un lugar para recorrer con asombro, tienen diez hoyos, con proyección de dos más para 2014 y la posibilidad latente de concretar los soñados 18 hoyos. El anfitrión “Encima me tocó ganar… pero es anecdótico”, dijo Carlos Arroyo, propietario de Los Quebrachos y hacedor de la cancha de golf. Ayer cada profesional jugó con tres o cuatro amateurs, que llegaron clasificados del sábado. Y como fue una de las mejores pelotas de los amateurs, Arroyo fue compañero del “Pigu” Romero, y juntos ganaron el torneo. “Es lo de menos”, dice. El empresario dialogó con El Diario de la República en el balcón de la confitería. A su espalda

la magia combinaba el deporte y la naturaleza. “Empecé hace 20 años con Los Quebrachos. Soy un agradecido de San Luis, que me dio todo. Soy mendocino, vine en el ’84 y armé mi empresa. San Luis me abrió las puertas, crecí como profesional y como persona, lo que hago es devolver algo de todo lo que la provincia me ha dado”. Para Arroyo el golf “es una pasión” y Los Quebrachos “mi lugar en el mundo”. Arroyo destacó “la generosidad de la gente que vino, todos de nivel internacional, que nos deleitaron con su golf. Terminaron sus giras internacionales y vinieron convocados por Rafa (Echenique). Este es un hito. Ahora tenemos nuevos desafíos, ojalá en 2014 podamos hacer algo semejante o mejor, en conjunto con el gobierno”. En casa Rafita Echenique destacó que “lo importante era hacer un gran torneo en la capital puntana y salió muy bien. Es devolverle a la provincia, con este evento, el apoyo que me dan”.

Rafa analizó su 2013: “Terminé bien los últimos tres torneos y arreglé las macanas de todo el año. Los resultados eran malos, y a los últimos tres top ten llegué con chances de ganarlos. Termino conforme y con ganas de remontar la categoría”. En febrero, Echenique comenzará el Latinoamericano de golf. Ganador “Pigu” Romero, el tucumano que en 2007 saltó del puesto 114 al 29 del Ranking Mundial en apenas tres semanas, tras ser tercero en el British Open, dijo que “no venía a San Luis desde 2005,

cuando se casó Rafita”. Tiene un muy buen recuerdo de “Villa Mercedes”, donde suele jugar torneos. “Me trataron muy bien en San Luis, me atendieron de primera. La cancha de Los Quebrachos es impresionante, me gustó mucho y es muy divertida”, dijo quien en 2008 ganó su primer título del PGA Tour, el Zurich Classic of New Orleans, y finalizó 8º en el Masters y 7º en el PGA Championship. El tucumano recurrió a una psicóloga para reacomodar “las cargas emocionales y de juego”, espera estar en San Luis el próximo año, temporada en la que quiere “volver a jugar en gran nivel”. Voz experta El paraguayo Carlos Franco, quien dejó la actividad competitiva hace tres años, ganó más de veinte torneos en Latinoamérica, cinco veces el Japan Golf Tour y cuatro torneos en la máxima categoría del PGA Tour en Estados Unidos, dijo con admiración: “Este es un lugar fantástico, hizo mucho calor, pero sobre todo calor humano. Carlos (Arroyo) le ha dado un crecimiento a todo esto y deberá trabajar muchísimo para llegar a los 18 hoyos y poder traer un torneo de jerarquía. Aquí estamos para darle la experiencia, y estaremos siempre presentes”, manifestó quien fue el primer novato en pasar la marca del millón de dólares y en 1999 fue elegido novato del año del PGA Tour. Franco llegó a estar entre los cincuenta mejores del ranking mundial. El sol aún castigaba en Los Quebrachos… alumbrando futuras realizaciones, de una cancha que ya es realidad pero que promet

Compartir en tus redes

Related Projects